Tags:

Uno de los caminos a seguir para llegar al futuro de los coches conectados (y autónomos, también) está en desarrollar de manera eficiente las comunicaciones entre vehículos e infraestructuras, lo que se conoce de manera abreviada como Car2x (del equivalente en inglés hablado ‘car to x‘). Este tipo de comunicaciones son vitales para asegurar que este nuevo mundo de coches conectados y autónomos pueda ser posible, y además seguro.
La tecnología car2x implica comunicación bidireccional entre el coche y el exterior, sean otros vehículos o elementos de la ciudad
La necesidad de una comunicación bidireccional entre los vehículos y el entorno es vital para lograr los objetivos, y conseguir una flota de vehículos autónomos evolucionando por las calles de la ciudad sin incidentes. Pero no nos tenemos que ir siquiera al escenario de la conducción autónoma real, implantada, la que haya dejado obsoletos todos los medios de transporte conocidos y haya relegado al ser humano a ser un simple pasajero. Hoy en día, la comunicación Car2x es importante para aumentar en seguridad.

Las tecnologías Car2x son diversas, y la verdad es que parte de la confusión que genera este acrónimo es por esa diversidad. Car2x se suele subdividir en Car2Car (coche a coche), y Car2Infrastructure (Car2Roadside, Car2Service, Car2Home…). Además tienen nombres alternativos, dependiendo de donde lo leamos: V2X, V2V (Vehicle to Vehicle), V2I (Vehicle to Infrastructure), o los ITS (Intelligent Transport Systems), sistemas de transporte inteligentes.

¿Cuáles son las ventajas de la comunicación car2x?

En un mundo hiperconectado en el que el Internet de las cosas sea algo ya asentado y todo esté conectado con todo, la comunicación Car2x es imprescindible para aumentar, en primer lugar, la seguridad al volante. Los sistemas de información de a bordo se pueden nutrir con los datos recibidos del exterior como, por ejemplo, información de congestión de tráfico en las cercanías (por ejemplo, mediante sensores que recojan la densidad de tráfico en un punto determinado, o su diferencial, incremento o decremento); información sobre el inminente cambio de fase de un semáforo; o bien, de todos los datos que puede transmitir otros coches cercanos.

Volvo car2x

Ya que las tecnologías Car2x son tan diversas, lo que nos interesa saber es que ahí fuera habrá cantidad de datos esperando ser recogidos y procesados por nuestro coche para que los entendamos. Podremos saber rápidamente si, por cómo se están moviendo los vehículos alrededor, hay algún problema delante; si puede producirse congestión (y por tanto quizás deberíamos tomar alguna medida como aumentar la distancia entre coches); incluso si el coche que va delante de nosotros tiene un problema mecánico que le va a obligar a detenerse.

De la misma manera, nuestro propio vehículo estará aireando información sin parar sobre nuestra conducción y todo lo que pueda interesar al exterior. Pero la comunicación car2x no es solo esto, es mucho más y podemos concretar los retos del coche conectado en estas siete áreas principales:

  1. Conducción autónoma: la opción “obvia” como es el manejo de un vehículo sin asistencia humana. Existen muchos ejemplos de conducción autónoma que no es la conducción privada, como por ejemplo transporte de mercancías en camiones autónomos, asistencia en carretera, o realización de tareas tediosas como el aparcamiento.
  2. Seguridad, ya que la información procesada puede servir para anticipar peligros y emitir señales de aviso, o incluso tomar los mandos para evitar una colisión.
  3. Entretenimiento, la otra opción obvia y que ya conocemos: la posibilidad de proveer de contenidos multimedia a pasajeros y conductor a través de WiFi, redes de datos o redes ad hoc.
  4. Asistencia individual al conductor, monitorizando su salud y su estado psicofísico para detectar fatiga o sueño, o un problema de salud (como un inminente fallo cardíaco, por ejemplo).
  5. Gestión del vehículo, para minimizar los costes de operación (gasto de combustible, por ejemplo) e incrementar el confort.
  6. Gestión de la movilidad, con consejos de conducción eficiente y más segura, rutas óptimas y todo lo que se puede extraer de la información en tiempo real del tráfico y los servicios relacionados.
  7. Integración con el hogar, como por ejemplo la integración del coche en el sistema de alarma de casa.

Como podemos comprobar, algunas de las áreas comentadas ya las conocemos y las experimentamos hoy en día, y las demás es posible que no tardemos demasiado en conocerlas en la práctica. Seguramente la más lejana es la de la conducción autónoma integral, pero probablemente no esté tan lejos como pensamos.

Vía | Strategy&

Nuevo Volvo XC90

Cada detalle ha sido concebido para hacer de la conducción una experiencia más sencilla, más agradable, y menos estresante.

Descúbrelo