Cada vez tenemos más servicios de conectividad con el exterior desde el coche. Ya sea mediante accesorios y dispositivos que se conectan al sistema multimedia de nuestro vehículo (como Apple Car Play, o Android Auto)o bien gracias a la tecnología instalada de serie en ellos, cada día disponemos de más opciones. Pero, ¿qué pasa si queremos poner WiFi en el coche? Os contamos varias opciones.

¿Se puede poner WiFi en cualquier coche?

La respuesta es muy simple: sí que se puede poner WiFi en cualquier coche, porque eso no depende de él. Depende más bien del método que utilicemos para conseguir un “punto WiFi”, y las soluciones son desde lo más sofisticado a lo más sencillo.

Por ejemplo, un simple smartphone con tarifa de datos es capaz de crear una red compartida, de manera que los dispositivos alrededor se puedan conectar utilizando, como es obvio, dicha tarifa de datos. Esto tiene varias desventajas, y la primera de ellas es que esa conexión compartida dividirá la velocidad de acceso de todos los dispositivos conectados.

No debería sorprendernos, ya que cualquier router WiFi que utilicemos dividirá la conexión entre los demás dispositivos: si disponemos de conectividad 4G, mejor que mejor.

Router WiFi para el coche

Una opción más avanzada para dotar de WiFi al coche es hacerse con un router portátil (se conocen como MiFi) que sea compatible con tarjetas SIM 4G. De esta forma, la señal de datos 4G será emitida como WiFi para que cualquier dispositivo. Pero, ¿esto no se consigue ya con un smartphone? Correcto, pero la ventaja de un router portátil es que se puede utilizar en cualquier parte, dispone de mejores opciones (antenas, conectores ethernet…) y no gasta la batería del propio smartphone.

Además de la inversión necesaria para obtener el router, debemos tener en cuenta el gasto en tráfico, es decir, los GB que contratemos para ser utilizados de esta manera “portátil”. Es algo que nos puede valer la pena, por ejemplo, si nos vamos de vacaciones a un lugar sin acceso asequible a Internet, pero con cobertura 4G.

Otra opción es la de utilizar los sistemas integrados en el propio vehículo, en caso de poseerlos, para configurar un punto de acceso WiFi. En Volvo, la opción se encuentra en el sistema Sensus Connect, que dispone de la opción Hotspot WiFi. Insertando una tarjeta SIM en una ranura en la guantera es posible disponer de acceso WiFi de manera casi instantánea, y con un nivel de configuración muy bajo, accesible para cualquiera. El sistema Sensus Connect es opcional en algunos coches, pero viene de serie en los modelos premium. Dependerá del modelo en concreto y del país en el que se adquiera, pero si quieres tener más información no dudes en consultar los detalles en esta página.

Volvo XC90

Cada detalle ha sido concebido para hacer de la conducción una experiencia más sencilla, más agradable, y menos estresante.

Descúbrelo