Tags:

Pasamos de tener teléfono a tener smartphone, y de la misma manera pasaremos de tener un coche a un un coche inteligente. De hecho, los modelos de coche nuevos, los matriculados este mismo año, por ejemplo, y que sean los modelos más recientes de un segmento determinado, ya incorporan gran cantidad de accesorios, dispositivos y funcionalidades que nos hacen la vida más fácil al conducir. Hoy podemos combinar un coche con un smartphone y convertirlo en un smart-car.

Hablamos de sistemas que posibilitan que utilicemos desde ayudas al aparcamiento, alertas para el conductor (de cambio de carril involuntario, recordatorios de límites de velocidad vigentes, alertas de colisión), hasta indicaciones para mejorar nuestra conducción, minimizar los consumos y mucho más. Sin embargo, en coches no tan modernos, no disponemos de ese tipo de información, salvo que utilicemos este gadget y la app asociada: Pace.

Pace, la app que conecta tu coche y tu smartphone

Pace se conecta al puerto ODB del coche y organiza los datos de la centralita en diferentes paneles
Para utilizar Pace hemos de conectarla al puerto ODB de nuestro coche. Este puerto no es otra cosa que el acceso al sistema “On-board diagnostics“, un término de automoción que hace referencia a la capacidad de autodiagnóstico y la capacidad de elaborar informes de un vehículo. Este sistema da al usuario o al técnico de mantenimiento acceso al estado de diversos subsistemas del coche. De hecho, el puerto ODB es la puerta de entrada para obtener el primer diagnóstico en el taller, pues conectamos directamente con la centralita.

Lo que para un profesional es pura rutina, para un profano sonará a chino. En los talleres disponen de software específico para la diagnosis de problemas, pero nosotros como usuarios podemos sacar ventaja de otro tipo de información más práctica, referente a la conducción: velocidad media, consumo instantáneo, distancia recorrida y muchas más variables.

La aplicación aprovecha todo ese flujo de datos en tiempo real y hace sus cálculos, además de disponer de bastante flexibilidad a la hora de mostrar las lecturas (con diferentes diseños, en digital o analógico,…). Gracias a Pace podemos tener nuestro propio cerebro inteligente en el coche, sin necesidad de que éste sea un último modelo.

Para que todo funcione debemos conectar el gadget Pace a la ranura ODB 2, de forma que este lea los datos de la centralita y los envíe al smartphone (y por tanto a la app) por medio de una conexión Bluetooth.

Sus funciones adicionales son también muy interesantes, pues es posible obtener información sobre cómo ahorrar combustible, podemos encontrar el coche sin preocuparnos de dónde habíamos aparcado, consultar la información del tráfico, o estar tranquilos ante un accidente, pues Pace puede hacer llamadas de emergencia automáticas en ese caso.

Sin duda, una aplicación de monitorización que aporta mucho al conductor. ¿Quieres tener un coche inteligente? La puedes obtener en sus versiones Android o para iOS, y el paquete conjunto lo puedes reservar a partir de 99 euros.

Vía | Computer Hoy
Sitio oficial | Pace (en alemán)

Nuevo Volvo S90

Vive una nueva era del diseño, la innovación y el lujo sueco. Hazlo tuyo a partir de septiembre 2016.

¿Quieres conocerlo?