Tags:

Después de recibir 30 multas de aparcamiento Joshua Browder, un joven programador londinense de 19 años, estaba harto del trato recibido y decidió contestar desatando su ira de la mejor forma que sabía: programando. Su creación se llama DoNotPay (No pagues) y es un chatbot o “robot de inteligencia artificial conversacional” que ayuda a los conductores a recurrir las multas frente a las administraciones y entidades de gestión del tráfico. El resultado: cientos de miles de multas de aparcamiento anuladas y millones ahorrados a los conductores simplemente gestionando sus protestas.
Con DoNotPay basta conversar en chatbot con la aplicación, explicando lo sucedido, y él te explicará los pasos a dar para la apelación
Reclamar con el robot DoNotPay es muy sencillo. Basta conversar con él un rato en una pantalla de chat para explicarle lo sucedido: qué tipo de multa se ha recibido y en qué concepto, si las señales de tráfico o de “aparcamiento prohibido” estaban claramente indicadas, etcétera. El robot explica entonces paso a paso el procedimiento de apelación –que depende de la localidad- en términos sencillos de entender. De momento, ha estado funcionando en Londres y Nueva York.

Armados con las herramientas legales, los usuarios pueden enviar cartas, solicitar las pruebas de la infracción, recurrir, pedir asistir personalmente a las vistas… En ocasiones, las autoridades cometen errores a la hora de notificar, guardar las pruebas de las infracciones, o desisten simplemente porque no creen que merezca la pena seguir con un proceso de reclamación. El robot ha triunfado en 160.000 de 250.000 reclamaciones (que totalizaban unos 4 millones de libras en multas), lo cual le da una eficacia como “abogado robótico” del 64%. Su creador dice que parte del éxito es que el proceso es “muy mecánico y detallado” y relativo a un solo campo de conocimiento, algo que se adapta muy bien a las capacidades técnicas de un software así.

Robot LawyerLos planes futuros para esta aplicación incluyen ampliar la lista de sitios donde el robot es capaz de actuar, adaptándolo a las diferentes normativas y luego hacer lo mismo con otros sectores legales, como las reclamaciones de indemnización en caso de cancelación de viajes o pérdidas de equipaje, el apoyo legal a las personas con HIV o como ayuda a los refugiados que deben enfrentarse al sistema legal de otros países. En ocasiones, tendrá que “hablar” con otras “inteligencias artificiales”, como los traductores de idiomas, para poder ser más efectivo.

Hay quienes denominan “todo un héroe” a DoNotPay por el hecho de hacer justicia ante las denostadas multas de aparcamiento. Quizá no sea para tanto –muchas son bien merecidas–, pero desde luego que es, como mínimo, un sabio consejero para muchos.

Foto | Charleston Parking ticket (CC) TheDigitel @ Flickr

Últimas entradas de Microsiervos: