Tags:

En un momento en que la conducción autónoma suena cada vez más fuerte, a pocos años vista de que sea una realidad en las calles, llega el momento de hacer pruebas reales, con personas de a pie. Existen todavía muchas dudas, muy concretas, con respecto al día a día del coche autónomo y sobre cómo reaccionará a ciertos estímulos, pero la verdad es que la tecnología ya está muy avanzada y ya es posible realizar viajes o recorridos urbanos, eso sí, muy controlados.
Drive Me London es un programa de conducción autónoma con familias reales involucradas
Volvo Cars pretende dar un paso más y ha presentado un ambicioso programa en el Reino Unido que pondrá a familias reales a bordo de prototipos autónomos totalmente funcionales. Se llamará “Drive Me London” y se diferenciará claramente de los otros programas de conducción autónoma que existen por su naturaleza, precisamente por esa introducción de personas de a pie en coches autónomos sueltos por carreteras reales.

El objetivo es doble: por un lado, demostrar que los coches autónomos cumplen con sus cometidos y protegen las vidas de sus ocupantes con decisiones acertadas; y por otro lado, extraer una valiosa cantidad de datos diarios de las actividades de una familia normal con sus coches. Quizás esto es lo más valioso, pues si nos fijamos en cualquier fase de pruebas dentro de la fábrica, estas son funcionales, lógicas, y pretenden abordar los casos más diversos para exprimir todos los sistemas.

Este tipo de pruebas son de procedimiento, y se diseñan los diferentes casos en situaciones controladas, como en pistas de test cerradas. Se pueden cubrir casos de todo tipo, y representan un elevado porcentaje de la “seguridad” final de que el coche autónomo será capaz de moverse sin problemas. Pero no reflejan la vida diaria, porque la vida es impredecible. Ahí entra este programa “Drive Me London“, y por eso sus resultados son de un valor incalculable, al intentar recopilar todos los datos de uso casual, cubriendo las necesidades reales de las familias.

La empresa que recopilará los datos y llevará a cabo el análisis técnico de los mismos, Thatcham Research, también proveerá de pilotos de test profesionales en caso necesario (pero es de suponer que dichos pilotos no intervendrán en nada, sino que simplemente estarán presentes para casos extremos o necesarios).

Este programa de conducción autónoma dará comienzo a principios de 2017 con un número limitado de coches semiautónomos, y será en 2018 cuando el programa crezca de verdad e incluya 100 coches completamente autónomos, convirtiéndose de esta manera en el proyecto de conducción autónoma más ambicioso del Reino Unido.

Gracias a esta experiencia el avance en esta materia tendrá un gran impulso, decisivo quizás, para conseguir los objetivos fundamentales de estos vehículos: disminuir la congestión y la polución, ahorrar tiempo a millones de personas y mejorar la seguridad, minimizando los accidentes causados por error humano.

Estudios independientes sugieren que la conducción autónoma disminuirá los accidentes de tráfico de forma significativa, en torno a un 30%. El caso es que si nos vamos a las causas de accidentes, el 90% de los mismos se deben al factor humano, y el otro 10% aglutina muchas razones diversas (fallos mecánicos, elementos climatológicos, desastres naturales, carreteras en mal estado…). Sin humano al volante, no habrá distracciones ni errores de juicio.

Volvo XC90

Cada detalle ha sido concebido para hacer de la conducción una experiencia más sencilla, más agradable, y menos estresante.

Descúbrelo