Tags:

El Internet de las Cosas es un concepto muy amplio que abarca no solo una cantidad importante de tecnologías, sino que abre la puerta a desarrollos de todo tipo, entre ellos servicios de gran valor añadido para las personas. En el mundo del automóvil, las tecnologías conectadas nos pueden proporcionar alegrías en nuestro día a día, como la posibilidad de recibir un paquete en nuestro propio coche, o la de recibir un diagnóstico inmediato ante cualquier problema que nos haga ahorrar tiempo y dinero en reparaciones.

Dos tecnologías de Volvo resuelven estos problemas, y las dos se basan en las posibilidades de mantener el vehículo conectado con terceros. En el caso del “reparto hasta el maletero”, la oportunidad surge de una necesidad que, en realidad, es un problema del sistema de reparto tradicional: gran parte (un 60%) de los receptores de paquetería sufre algún tipo de retraso en las entregas, y aproximadamente la mitad no se encuentra en el domicilio para recibir el paquete a la hora adecuada.
En 2013, el 60% de las personas tuvieron problemas con las entregas a domicilio
Además, cuando esperamos un envío tenemos dos opciones principales: recibirlo en el domicilio o la oficina, o elegir un punto de recogida específico. Los envíos se llevan a lugares, fijos, y no donde están las personas. Si fuese posible llevar el paquete a lugares más específicos y con más opciones, y además con una entrega que no implique la presencia obligatoria del destinatario, los porcentajes de éxito en las entregas serían superiores, y por eso nace la idea de Volvo Roam Delivery.

El funcionamiento es sencillo: a través del smartphone o una tablet, el propietario será informado acerca de cuándo quiere la compañía de reparto dejar o recoger algo del coche. Al aceptar la transacción, se recibe una clave digital única (una llave de un solo uso) y puede supervisar el momento en el que el coche se abre y se cierra. Cuando la transacción termina, la llave deja de existir. Este sistema utiliza Volvo On Call para toda la operativa, un sistema que nos permite calentar o enfriar el habitáculo a distancia, además de otras funcionalidades, a través del smartphone. En este vídeo podemos ver cómo funcionaría con un proveedor de servicio como Urb-it.

Es una de las posibilidades que nos ofrece la conectividad de “objetos” como un coche. Los servicios a los que podríamos acceder gracias a este tipo de tecnología son infinitos, y lo remarcable es la posibilidad de disponer de servicios en movimiento, mientras utilizamos el coche, pero también cuando lo dejamos aparcado.

Chequeo remoto del coche: Volvo Remote Diagnostics

Otro gran ejemplo de tecnología avanzada que aprovecha sistemas como Volvo On Call es el diagnóstico remoto. El desarrollo original viene de Volvo Trucks como una herramienta para permitir la detección de problemas a distancia, evaluando la gravedad del mismo sin que el camión tuviera que detenerse, y para ahorrar visitas al taller que podrían ser innecesarias.

remote-diagnostics

Para los coches, es un sistema en desarrollo con muchas ventajas, ya que puede permitir a los mecánicos diagnosticar los problemas a distancia, desde el taller. Analizando así el problema es posible aconsejar al conductor, por ejemplo decirle si debe acudir al taller de inmediato o si puede continuar conduciendo y no preocuparse hasta el mantenimiento programado. Podemos ahorrar viajes innecesarios al taller, pero sobre todo estar seguros de saber en cada momento qué le sucede al coche.

En caso de necesitar reparación, el sistema transferirá al taller los datos necesarios para planificar la reparación, pedir o preparar repuestos, y todo lo que sea preciso para reducir el tiempo de taller de manera significativa.

Volvo V90

El V90 es potente y seguro, pero también relajante. Es un coche que conducirás con orgullo.

Conócelo