Tags:

Puede que hayas visto los Spinners en las estanterías de las tiendas, que tus hijos ya cuenten con uno (o te estén pidiendo desesperadamente que les compres uno) o, directamente, que cuentes con uno de esos aparatos que están tan de moda.

Los Spinners (o “fidget Spinners” por su nombre completo) son el gadget de moda. ¿Simple tendencia o un auténtico elemento anti-estrés? Lo que está claro es que se encuentran en boca de todos… ¿Todavía no los conoces?

Spinners: El gadget anti-estrés que causa furor

La globalización y las redes sociales han hecho de un juguete prácticamente desconocido la nueva moda entre los más jóvenes. Lo que se ha convertido en una tendencia mundial, para colmo de la ironía, fue un invento de una ciudadana norteamericana, Catherine Hettinger, que tuvo que abandonar la patente por no hacerle frente a los 400 dólares que costaba renovarla en 2005. Hasbro, una de las grandes compañías del sector de los juguetes, rehuyó de la oferta de Hettinger hace 20 años (y sin embargo ahora vende spinners como churros).

Pero, quizá todavía, te preguntarás, ¿qué demonios es un spinners? Básicamente es un gadget para aliviar la ansiedad, que consiste en piezas de metal o plástico que rotan entre sí, convirtiéndose en juguete viral pues, principalmente, los adolescentes, le están sacando especial partido a juegos o malabares que se pueden realizar con el mismo.

La popularidad es tal que ha llevado el conflicto a las aulas, siendo los profesores los que han pedido que se desautorice su uso en clase porque no se trata más que de otra distracción para sus alumnos. La polémica va mucho más allá, porque de las aulas ha saltado a los titulares de los periódicos por la defensa, supuesta, de que se trata de un artículo que ayuda a los jóvenes con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad).

¿Es realmente útil un spinner para algo más que el entretenimiento?

Celso Arango, vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y presidente del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología, en una entrevista para Redacción Médica, asegura que no hay ningún tipo de evidencia científica que avale que el fidget spinner sea beneficioso para los pacientes con TDAH.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es todo un problema en EEUU (el país donde ha surgido la moda de los spinners), y según BBC Mundo, uno de cada diez niños norteamericanos es susceptible de sufrir esta enfermedad. Mientras que algunos expertos defienden su uso terapéutico, en general el debate se centra en que la popularización del juguete está creando mayores distracciones en las aulas. Parece ser que, para los niños sin el trastorno, el juguete no es más que un entretenimiento, mientras que los profesores y expertos no acaban de ponerse de acuerdo en la viabilidad de su uso para los afectados.

Y tú, ¿tienes un spinners? ¿Lo tienen tus hijos?