Tags:

La gente de IDEO plantea diseños originales, poco convencionales y bastante revolucionarios sobre la movilidad del futuro. A lo largo de los últimos años han presentado modelos conceptuales y diversas ideas sobre los vehículos, su uso y sus complementos, en lo que podríamos llamar un “ecosistema del futuro”, sobre la forma en que puede que usemos los coches en las próximas décadas. A veces son meros “transportadores de personas”, pero otras veces van más allá.

IDEO / coche compartido

En su última propuesta plantean un vehículo inteligente de líneas amables y redondeadas con una cubierta completamente transparente, en el que cuatro asientos o “pods” sirven a los ocupantes para viajar principalmente de casa al trabajo, pero también para disfrutar de las vistas con todo lujo. Su objetivo: servir como vehículo compartido (car-sharing).

El modelo conceptual cuenta con un frontal en el que una línea de mensajes se asemeja a la pantalla de un teléfono móvil. Debido a su planteamiento como vehículo de car-sharing, diversas personas pueden solicitar al propietario sus “servicios”, de modo que el coche pase a recogerlos por las casas para transportarlos hasta el lugar de trabajo o estudios, marcando una ruta ideal (en tiempo, beneficio económico y menor consumo energético). Al hacer la petición de reserva se puede elegir el pod deseado y si se prefiere un modo de privacidad u otro más “sociable”.

IDEO

El vehículo cuenta con espaciosos cajones para guardar bultos, algunos de los cuales pueden incluso ser privados para el propietario (junto con otros públicos para quienes compartan viaje). Esta es una de las ventajas, pocas veces comentadas, de los coches eléctricos: que al no requerir tantas piezas como los tradicionales de combustión pueden disponer de ingeniosos compartimentos extra para el equipaje.

Entre las ventajas del car-sharing inteligente están que los vehículos pueden “alquilarse” cuando no se usan; mientras la dueña está en el trabajo el coche puede transportar a otras personas o ir a la tienda a recoger un pedido. Al final del mes, esto puede suponer un buen dinerito. Idealmente, el vehículo hará las veces de “mayordomo” para encargarse de todas esas gestiones. Ya iba siendo hora de que los vehículos también ganaran dinero por sí solos –aunque quizá también tengan que pagar impuestos por ello.

Últimas entradas de Microsiervos: