Tags:

Polestar Performance Optimisation ha presentado el nuevo motor T8 Twin, un motor más potente, más limpio y más rápido para mover al Volvo XC90, un SUV de altas prestaciones con toda la tecnología al servicio del conductor. Polestar es partner de Volvo en la competición desde 1996, y se reconoce fácilmente por su color, el cyan. La tecnología desarrollada para la competición tiene su efecto en los coches de producción, y ya sea a través de Polestar Performance Optimisation o Polestar Performance Parts, los resultados se dejan notar en las prestaciones. Es el caso del Volvo XC90 T8 Twin Engine, que consigue un generoso aumento de potencia mientras que mantiene a raya las emisiones contaminantes.

La actualización, o mejor dicho, la optimización que ha llevado a cabo Polestar incrementa la potencia hasta los 421 CV y el par hasta los 680 Nm, y así consigue acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 5,5 segundos. El consumo no se ve afectado por estas prestaciones y el modo combinado arroja unos espectaculares 2,1 litros a los 100 km, con hasta 43 km en el modo 100% eléctrico, unas cifras muy respetables sobre todo para el uso urbano, que se puede beneficiar en gran medidas de esa autonomía eléctrica.
El Volvo XC90 T8 Twin Engine dispone de hasta 43 km de autonomía en el modo 100% eléctrico
Las mejoras no se refieren solo al motor, al aumento de potencia en sí, sino que se ha optimizado todo el conjunto de la transmisión para mejorar la respuesta del acelerador, la caja de cambios (la velocidad y la precisión sobre todo) y la ya mencionada prestación general del motor. La velocidad de engranado de marchas en la caja de cambios proporciona mayor aceleración y un control absoluto para el conductor, al mantenerse el motor siempre en un régimen de revoluciones óptimo.

Volvo XC90 T8 Twin Engine with Polestar Performance Optimisation

En lo que se refiere a la caja de cambios, una de las optimizaciones más interesantes es la de mantener la marcha engranada cuando estamos girando en una curva a gran velocidad (o lo que es lo mismo, cuando estamos sometidos a fuerzas G elevadas para un turismo). La importancia de esta optimización está en mantener el equilibrio del coche en todo momento, ya que un cambio de marcha involuntario en medio de una curva rápida tiene efectos adversos indeseados.

Mientras giramos, la estabilidad y el equilibrio son fundamentales para garantizar la seguridad. Al efectuar un cambio de marcha involuntario, se produce una falta de aceleración repentina que, aunque sea muy corta en su duración, basta para variar unas pocas décimas de segundo el balance de masas, y el equilibrio del coche queda comprometido. Al mantener la marcha engranada durante todo el giro se garantiza mantener ese equilibrio. Así el conductor dispone del control en todo momento.

La respuesta del acelerador también es clave para mantener el equilibrio y otorgar mayor control del coche al conductor, y podemos diferenciar según los dos tipos de respuesta al acelerador que existen: cuando lo pisamos, y cuando lo soltamos. La respuesta a nuestro pie es mayor, más precisa y eficiente, y por tanto la sensación y el control serán mejores que en otras versiones.

En cuanto a la respuesta al retirar el pie rápidamente del pedal, la optimización de la caja de cambios y del motor consiguen conservar el equilibrio del coche y hacer sus reacciones mucho más predecibles para el conductor, mejorando de nuevo el control del coche.

Más información | Volvo Cars Press Release

Volvo XC90

Cada detalle ha sido concebido para hacer de la conducción una experiencia más sencilla, más agradable, y menos estresante.

Descúbrelo