Tags:

Los neumáticos Runflat son, literalmente, neumáticos que no se pinchan. Para ser rigurosos deberíamos decir que sí que se pinchan, pero la constitución del neumático hace posible seguir rodando sin problemas durante unos kilómetros, a una velocidad reducida, lo que nos permite llegar a un lugar en donde proceder a reparar el pinchazo de forma segura. No es una tecnología actual, sino que su concepto pasa ya del siglo de historia.

Se les conoce de diversas maneras según el fabricante (por ejemplo, los de la marca Goodyear son conocidos como RunOnFlat, mientras que Bridgestone los llama DriveGuard), pero en esencia todos son neumáticos que no se deforman bruscamente al perder presión rápidamente. Son neumáticos auto portantes, capaces de rodar distancias de entre 50 y 250 km a velocidades elevadas de hasta 80 km/h, aun teniendo mucha menos presión de la que sería recomendable.

neumaticos runflat GoodYear

La clave que los hace sobresalir como una buena opción de seguridad es que sus flancos y laterales están reforzados, de manera que pueden conservar su forma original desinflados, sosteniendo el coche y además, muy importante, sin desllantar a la primera de cambio. No son neumáticos mágicos, y siguen las leyes de la física, por lo que debemos entender que un neumático con baja presión sigue siendo un riesgo. No podemos hacer maniobras bruscas, ni superar la velocidad recomendada, y debemos recorrer el mínimo de distancia imprescindible para su reparación.

La gran ventaja de los neumáticos antipinchazos: no cambiarás más ruedas en la carretera

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que cambiar una rueda en plena carretera no es plato de buen gusto para nadie. Si a eso añadimos circunstancias adversas como lluvia, falta de luz si es de noche, frío o calor excesivos… se puede convertir en un verdadero infierno. La gran ventaja de las ruedas que no se pinchan es que no tendrás que cambiarlas en la carretera nunca más. Y esto a día de hoy, pero cuando los coches sean autónomos tendrá todavía más sentido.

Ruedas antipinchazos Bridgestone

Recordemos que los neumáticos para coches autónomos como Intelligrip están pensados como un conjunto de sensores más para alimentar el cerebro autónomo, y que sean capaces de rodar sin presión no solo es un plus, sino una necesidad de la que no se puede prescindir.

Así que nunca más cambiarás las ruedas en la carretera, lo cual de por sí es una ventaja sin lugar a dudas. Pero, ¿son todo ventajas? Como todo, los neumáticos runflat tienen pros y contras. Entre las ventajas están las ya comentadas, que se complementan con el hecho de no tener que llevar rueda de repuesto, ni herramientas. Además son más seguras en caso de reventón, ya que al mantener su estructura y no deformarse tan fácilmente como una rueda normal, contribuyen a mejorar nuestro control sobre un coche nervioso.

En el lado de las desventajas podemos citar su mayor peso, un precio más elevado que un juego de neumáticos normal, y el hecho de que si queremos montarlas en un coche que no las traía de serie, tendremos que cambiar también las llantas.

Ahora, el balance será más o menos positivo según valoremos el hecho de que no tendremos que cambiar una rueda en el camino, de que no necesitamos saber hacerlo, y de que podremos controlar mucho mejor el coche si por cualquier circunstancia sufrimos un reventón.

Volvo S90

Vive una nueva era del diseño, la innovación y el lujo sueco. Hazlo tuyo a partir de septiembre 2016.

¿Quieres conocerlo?