La “Torre sin sombra” (No-Shadow Tower) es un rascacielos que, tal y como anticipa su nombre, está diseñado para no hacer sombra a su alrededor; o al menos, en la práctica, está construido para reducir al máximo la cantidad sombra que proyecta durante las horas solares, evitando en la medida de lo posible oscurecer las calles cercanas.

El oscurecimiento de las calles es un problema cada vez más habitual en ciudades que suman un gran número de edificios altos y de rascacielos. Y precisamente por eso, de un tiempo a esta parte, existe una tendencia en la arquitectura de rascacielos que trata de resolver el problema, al menos en parte.

El No-Shadow Tower, diseñado por la firma NBBJ, es un ejemplo de rascacielos sin sombra; la torre consiste en realidad de dos edificios. Su situación sobre el terreno tiene en cuenta la orientación y la ciudad en la que se construirá, su latitud. En este caso, se trata de una plaza peatonal rodeada de zonas ajardinadas situada en Londres, de modo que la ubicación de sendos edificios está proyectada de tal manera que las sombras de los edificios caigan en mayor medida fuera de las calles y zonas de uso peatonal.

Lo interesante viene a la hora de diseñar la fachada de edificio. Usando modelos y simulaciones informáticas que consideran la trayectoria de sol con respecto al edificio, se modela una fachada que a lo largo del día refleja la luz solar, dirigiéndola hacia el lugar por donde, también a lo largo del día, se produce y mueve la sombra producida por otra de las torres. De ese modo la luz solar reflejada por una de las torres contrarresta la sombra producidas por la otra, reduciendo en hasta un 50% la penumbra.

Últimas entradas de Microsiervos: