Tags:

La tecnología nos hace ganar tiempo en tareas insospechadas, como por ejemplo aparcar. Ya existen muchos sistemas de asistencia al aparcamiento que pueden detectar huecos libres en los que cabría nuestro coche, y que además nos dan indicaciones de cómo maniobrar mejor, o incluso sistemas que toman la iniciativa y el control de los mandos del vehículo para realizar la maniobra de manera autónoma.

Otra posibilidad es de la que nos vamos a ocupar: aplicaciones y sistemas que nos permiten “reservar” una plaza de aparcamiento en un parking o en la propia calle, antes de salir de nuestra casa. Esto, que podría parecer de ciencia ficción, o como mínimo, algo bastante difícil de creer, es una realidad, permitiéndonos, en algún caso, pagar de antemano por el tiempo de estancia, o realizando el pago automáticamente una vez “terminamos” con el aparcamiento.

Existen múltiples variantes: desde las aplicaciones que permiten la reserva de estacionamiento en parkings de todo tipo, pasando por aquéllas que facilitan la vida a los minusválidos o las que nos permiten gestionar los parquímetros en las calles.

Por ejemplo, ‘Aparca & go‘ (Android | iOS) es una aplicación que nos permite encontrar y reservar una plaza, acceder al parking, pagar la estancia y salir del lugar sin necesidad de operar nada más que con nuestro smartphone. Como pegas, decir que de momento funciona tan solo en aparcamientos cercanos a los aeropuertos y estaciones de tren de Madrid y Barcelona, y alguno más en el núcleo urbano (lo que significa una red limitada). La aplicación es gratuita y ofrece opciones como la factura mensual para agrupar gastos.

Para la gestión de los parquímetros hay varias aplicaciones y una de las más longevas es e-park (Android | iOS | Windows Phone). Mediante esta aplicación es posible gestionar el parquímetro de la zona azul (ORA, OLA, OCA, SER) sin necesidad de llevar dinero encima. No es necesario buscar el parquímetro y el sistema te envía un aviso 3 y 10 minutos antes de que expire el período de estacionamiento pagado. A pesar de que no necesitas un ticket físico, sí que es posible solicitar un duplicado vía web, de manera que puedes tener las pruebas físicas en caso de que, por algún error, recibas una multa que no debería haberse expedido.

El coche conectado nos ayudará a utilizar mejor las aplicaciones que nos conectan con los servicios en la infraestructura.

Otro tipo de aplicación es Parkible, una app que permite encontrar lugares de aparcamiento para discapacitados, de manera que es posible planificar con antelación dónde vamos a aparcar. La ventaja es bastante evidente ya que supone conocer con antelación la zona de aparcamiento accesible más cercana al lugar al que nos vamos a desplazar. Es una aplicación gratuita como las demás que hemos comentado, y la única pega que podemos poner es que solo está disponible de momento para Murcia y Londres. (pero se pueden solicitar más ciudades en la página de la aplicación).

La aplicación Park and Pay de Volvo es un ejemplo de app integrada con el propio coche, algo que cada vez será más común gracias a los avances en infotainment y conectividad desde el coche. Mediante el sistema integrado es posible gestionar el aparcamiento en garajes y parkings, siempre de acuerdo a las normas del establecimiento y teniendo en cuenta, a su vez, que dicha conexión se tiene que realizar a través de nuestra operadora de datos habitual.

A pesar de que todavía queda camino por recorrer, cada vez son más las aplicaciones que nos conectan con los servicios en la infraestructura, y los más evidentes para el gran público son los diferentes modelos de aparcamiento y la gestión de los pagos. El coche conectado hará las cosas más sencillas y accesibles a todos los usuarios, y con al aumento de la penetración del servicio, cada vez habrá más oferta y más diversidad, además de aplicaciones más precisas y flexibles.

Nuevo Volvo XC90

Descúbrelo