Tags:

Con el objetivo de evitar accidentes debido a las distracciones al volante a causa de estar mensajeando a través de apps de mensajería, un equipo de la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos) han dado a conocer su trabajo, que han llamado simplemente Shift y sobre el que han preparado un vídeo explicativo.

Shift busca evitar las distracciones mediante una app o complemento en el móvil que puede actuar como receptor o emisor de los mensajes. La idea básica es el fruto de una larga investigación y consiste en desplazar la responsabilidad de la comunicación al emisor, liberando al receptor, que probablemente esté conduciendo (de ahí lo de shift, “desplazar” en inglés)

El receptor solo tiene que activar el modo conducción en su móvil al subirse al vehículo, algo parecido a activar el modo avión

El receptor solo tiene que activar el modo conducción en su móvil al subirse al vehículo, algo parecido a cuando se activa el “modo avión”. Esto puede hacerse manualmente o, como hemos visto en otras apps, de forma automática a través de Bluetooth: por proximidad al vehículo o incluso cuando el móvil reconoce los movimientos (gracias al GPS y a los giroscopios).

Cuando el modo conducción está activado y el emisor comienza a escribir su mensaje para esa persona, se le informa previamente de que su interlocutor está concentrado al volante. Es un primer momento para decidir si enviarlo o dejarlo para más adelante. Si se considera algo importante se puede teclear y enviar, pero el móvil del conductor responderá cortésmente con un “Su mensaje ha sido diferido porque el receptor está conduciendo. Lo recibirá más tarde“.

Shift

Si emisor toma decisión de enviar los mensajes, éstos se leen en voz alta en el coche, sin tener que leer la pantalla

Llegados a este punto aparece otro aviso: ¿Enviar ahora de todos modos? Esta es la única forma de realizar el envío de alguna información urgente o sumamente importante (como un cambio de planes, de destino o una anulación de una cita) que requiera que el conductor tome una decisión sobre la marcha. Si se toma esa decisión, los mensajes se leen en voz alta en el coche, sin que el usuario tenga que leer la pantalla. Solo cuando se desactiva el “modo conducción”, ya con el coche parado, aparecen las notificaciones y mensajes entrantes normales; mientras tanto el conductor viaje plácidamente sin molestias.

Si se piensa en el esquema de funcionamiento, que es lo que investigaron mediante encuestas y prototipos los autores de este desarrollo, se verá que la responsabilidad de lo que suceda se transfiere del conductor a quien emite el mensaje. Todo el mundo es consciente de lo peligroso que es distraerse al volante, de modo que recibir dos avisos (“el receptor está conduciendo” y “¿enviar de todos modos?”) hace que cualquiera se piensa muy bien lo que va a hacer antes de darle al botón.

Últimas entradas de Microsiervos: