Tags:

Si en la pasada década el culmen de la conectividad era el sistema manos libres a través del bluetooth del coche, hoy son los sistemas integrados en el coche, como Volvo On Call y todos los servicios que pueden funcionar gracias a ello. Por ejemplo, hablamos de Apple Car Play o de Android Auto en ocasiones anteriores, sistemas que permiten convertir nuestro coche en una réplica del smartphone que utilizamos. Pero un paso más, sin duda, es la integración de Skype for Business en los nuevos coches de la Serie 90 de Volvo Cars.

El objetivo de esta integración es el de facilitar la conciliación del mundo laboral con la conducción poniendo foco en dos aspectos muy importantes: la seguridad al volante, y la sencillez de uso. Al tener Skype for Business integrado en el sistema todo se hace más sencillo, y en el caso de tener que asistir a una importante llamada múltiple, una conferencia de negocios o una reunión importante, se podrá hacer perfectamente desde el coche.

Esta integración busca eliminar los factores más incómodos y los que tienen más riesgo para la conducción, como son manipular el smartphone, introducir el código específico para conectar con la multillamada,… Además, aunque este tipo de integración tiene todavía más sentido en los coches autónomos, se trata de un primer paso en este singular “viaje”.

Es posible almacenar próximas reuniones en la aplicación, junto con todos los datos necesarios para establecer correctamente la comunicación, como el ya mencionado código de participación. Esto se realiza mediante la interacción con Outlook, y en el momento de la reunión bastaría con pulsar sobre el botón adecuado, que sería un equivalente al enlace personalizado que proporciona la aplicación estándar.

Por tanto, no es una nueva aplicación, sino una nueva integración. Las funcionalidades ya conocidas de Skype se replican en esta versión, como la posibilidad de grabar notas personales. El gran avance que supone este acuerdo está en que todo está pensado en la usabilidad desde el puesto de conducción, minimizando las pulsaciones y facilitando la vida al usuario. La seguridad es lo primero, pero en muchas ocasiones una importante reunión nos va a encontrar de viaje.

Volvo Cars está abriendo camino al detectar que el trabajo se realiza de una forma cada vez más móvil. La gente necesita ser productiva desde cualquier lugar, incluidos sus vehículos. Estamos entusiasmados con la idea de llevar las reuniones a los vehículos Volvo. Ben Canning, director de Product Management de Skype for Business en Microsoft.

Skype for Business in car app

Skype for Business in car app

La intención es clara: facilitar al máximo la posibilidad de uso de aplicaciones importantes en el mundo profesional, y conseguir que las personas puedan desempeñar ciertas actividades mientras conducen sin necesidad de apartar la vista, desviar la atención o efectuar maniobras de riesgo en el coche como, por ejemplo, alcanzar y manipular el smartphone. La colaboración entre Microsoft y Volvo no se quedará ahí, pues ya se está planteando el uso de Cortana (asistente personal de Microsoft) para mejorar el sistema de reconocimiento de voz e información contextual, y hacerlo fluido.

Todos estos avances tendrán todavía más importancia con la llegada del coche autónomo, que podrá convertirse de manera natural en una extensión de nuestra oficina, o bien podrá convertirse en una oficina móvil completamente funcional, incluyendo las aplicaciones ya existentes en la nube y combinándolo con sistemas como Volvo On Call.

Volvo S90

Vive una nueva era del diseño, la innovación y el lujo sueco. Hazlo tuyo a partir de septiembre 2016.

¿Quieres conocerlo?