Tags:

Seguro que cada vez ves más coches con techo panorámico, o te encuentras con más pruebas, reportajes o vídeos que lo muestran. Llegado el momento de cambiar de coche, te puede surgir la pregunta, techo panorámico, ¿sí o no? Como te puedes imaginar, la respuesta tiene muchos matices y admite la verdad universal: depende. Un techo panorámico es lo mismo que un techo acristalado que dispone de una cortinilla retráctil en el interior del habitáculo, y tiene sus ventajas e inconvenientes.

¿Es lo mismo techo panorámico que techo solar?

Conviene aclarar rápidamente que no es lo mismo un techo solar que uno panorámico. En general, el techo solar es aquél en el que se puede abrir el cristal, mientras que el panorámico abarca toda la superficie del techo. Se suelen confundir en lenguaje coloquial, pero mientras que uno se puede considerar “una ventanilla más”, el otro se convierte en un elemento que contribuye a la rigidez estructural del coche en la zona del techo, y necesariamente tiene otras características.

Volvo_V40

El techo panorámico ha pasado de ser una opción en vehículos de lujo a ser un extra no demasiado costoso en vehículos de gamas menos exclusivas. La primera ventaja es más que evidente: cuando descorremos la cortinilla la cantidad de luz en el habitáculo aumenta de manera espectacular. La sensación de espacio interior aumenta gracias al aumento de la luminosidad, y además podemos ver el cielo (y sobre todo, lo pueden ver los ocupantes que, en caso de ser niños, lo disfrutarán mucho).

El techo panorámico mejora mucho la imagen de un coche, y si nos preocupa la seguridad no tenemos nada que temer. Los techos panorámicos están pensados, diseñados y construidos para formar parte integral de la estructura del coche, contribuyendo a la rigidez y por tanto a la seguridad de la misma manera que un techo tradicional. Simplemente, se trata de un techo transparente tintado pensado para el disfrute y la comodidad.

Por otro lado, un techo panorámico tiene alguna desventaja. La primera es que el habitáculo se calienta algo más que un techo tradicional si el coche está al sol. La cortinilla móvil ayuda a mitigar esto, pero no aísla de la misma manera que un techo normal aun teniendo en cuenta que los cristales utilizados tiene filtros ultravioleta.

La segunda desventaja es que el peso del coche aumenta un poco, porque el techo panorámico es más pesado que una plancha de acero usual. Esto se traduce en un centro de gravedad ligeramente más elevado (pero tampoco demasiado), y un ligero aumento del consumo (pero, de nuevo, nada del otro mundo).

Por tanto, el techo panorámico podemos decir que es una muy buena opción para aumentar la luminosidad en el interior de manera sencilla, para dar una mejor imagen al coche en conjunto y contribuir al confort siempre que no haga demasiado calor ambiente, o si el sol no incide de manera inclemente sobre el techo. En climas templados, por ejemplo, el techo panorámico es un auténtico placer.

Volvo S90

Vive una nueva era del diseño, la innovación, el lujo sueco y hazlo tuyo.

¿Quieres conocerlo?