Esta semana llega a su fin y con ella termina también el Mobile World Congress (MWC). A pesar de su nombre, o precisamente porque cada vez más todo tiene que ver con la tecnología móvil, cada año reúne una mayor cantidad de innovaciones que van más allá de los móviles.

Además de los teléfonos móviles y sus accesorios, aplicaciones y demostraciones de los fabricantes de infraestructuras, éstas son algunas tecnologías que han tenido una presencia relevante en la edición de MWC 2016 que hoy termina.

Vídeo 360° y realidad virtual

Este año dos de los protagonistas fueron la realidad virtual y los vídeos de 360°. Este tipo de entornos virtuales y de formato de vídeo es muy adecuado para su reproducción en dispositivos móviles, directamente en la pantalla del teléfono o mediante gafas de realidad virtual (como la rueda de prensa de Samsung, que fue emitida en un entorno de realidad virtual). En estos vídeos la grabación captura todo aquello que rodea a la cámara por los lados, por encima o por debajo. En los móviles basta con mover el teléfono para “mirar” hacia distintas direcciones conforme se está reproduciendo el vídeo.

Internet de las cosas y wearables

Otro protagonista fue el Internet de las cosas. la idea de que los objetos cotidianos estén conectados entre sí y/o a Internet. De modo que, por ejemplo, un paraguas se iluminará llamando la atención del usuario para indicar que lo lleve con él, porque va a llover. El paraguas “lo sabe” porque está conectado al móvil o a Internet y recibe esa información.

Dispositivos como el Xperia Agent de Sony ofrecen la información que necesita en cada momento el usuario, y permite a éste interactuar y solicitar información en cualquier momento y lugar; mediante voz o usando una pared como interfaz táctil.

El Internet de las cosas también puede ser el Internet de las vacas. La vaca conectada de Fujitsu es una plataforma que tiene como finalidad monitorizar y mejorar el desarrollo del ganado, incluyendo la detección de cuándo es el momento adecuado para la inseminación. Para ello, un dispositivo mide y recopila datos del animal, como la actividad física.

vaca-conectada-fujitsu

Los wearables, los dispositivos conectados como relojes o pulseras que se llevan puestos, amplían su alcance y sus aplicaciones. El seguimiento de la actividad deportiva sigue siendo su finalidad principal. A pesar de que no hay mucha ciencia en las pulseras medidoras de actividad siguen siendo un elemento motivador y con el tiempo su exactitud será cada vez mejor.

Por supuesto, algunos wearablaes son bastante cuestionables: hay pulseras y relojes inteligentes para niños, para que los menores puedan comunicarse con sus padres y también para que los padres puedan escuchar a sus hijos y saber dónde están en todo momento. Hay medidores de actividad para perros y collares Bluetooth para animales domésticos cuya única función es mostrar mensajes luminosos alrededor del cuello del animal.

Afortunadamente, otros wearables resultan más interesantes, como un anillo para escribir trazando las letras con el dedo directamente, en el aire, y para manejar ordenadores y otros sistemas.

Tecnología 5G y vehículos autónomos

La tecnología de conexión 5G aumentará en varios enteros la velocidad y la capacidad de la conexión actual desde el móvil; su capacidad para mover información es clave para el aprendizaje colaborativo de robots y de coches autónomos y para la distribución de contenidos en alta resolución o la realidad virtual.

La sueca Ericsson es uno de los principales proveedores de infraestructuras móviles. También es una de las impulsoras de la tecnología de conexión móvil 5G de alta capacidad. Una demostración de su capacidad se refiere al control remoto y en tiempo real de vehículos aéreos semiautónomos que “devuelven” al piloto las sensaciones propias del vuelo provocadas por el entorno, como turbulencias, contacto con objetos o “barreras geográficas”, cuando el dron choca con zonas excluidas al vuelo como aeropuertos o parque eólicos.

Ericsson también colabora con Volvo Cars en el desarrollo de sistemas de información a bordo del vehículo y para los sistemas de conducción autónoma. Para eso estaba el Concept 26 de Volvo, una idea que expresa el desarrollo de la conducción autónoma de Volvo Cars. Un vehículo en el que es el conductor quien elige si quiere disfrutar de la conducción o si por el contrario prefiere relajarse y delegar la conducción al vehículo.

El interior del Volvo Concept 26 se transforma físicamente según el modo de conducción elegido: el volante se aparta, el asiento se reclina y el salpicadero se convierte en una enorme pantalla para ver películas o jugar a videojuegos.

Aun con toda la innovación y la tecnología reunida en el MWC, todavía queda hueco para la artesanía, las manualidades y el hazlo tú mismo, actividades a las que la tecnología también tiene mucho que aportar: desde el corte láser de materiales como metal, metal o vidrio a la impresión 3D, que ha hecho grandes avances y crecido en posibilidades a la vez que se reduce su precio y dificultad de uso, logrando que sea más accesibles y asequibles para el público.

Últimas entradas de Microsiervos:

Nuevo Volvo S90

Vive una nueva era del diseño, la innovación y el lujo sueco. Hazlo tuyo a partir de septiembre 2016.

Conducción autónoma