La ciudad de Lidzbark Warmiński, en la región de Mazury, al norte de Polonia, ha inaugurado un carril para ciclistas que por la noche brilla de color azul durante horas, gracias al uso de una sustancia luminiscente. Se trata de material fosforescente que acumula la energía luminosa mientras hay luz y la emite después, cuando deja de recibirla y los electrones vuelven a su estado de reposo.

Así, después de un día completo durante el cual el carril bici ha recibido radiación solar, el carril emitirá luz durante más de diez horas, permitiendo que ciclistas y peatones lo recorran durante la noche sin necesidad de utilizar ni de depender de iluminación artificial. El carril volverá a cargarse de energía al día siguiente. Si bien el color elegido para el carril es azul, los luminóforos se pueden diseñar para que emitan luz en cualquier otro color.

Un carril bici que brilla por la noche sin usar electricidad

El primer tramo instalado tiene la finalidad de analizar el comportamiento de los luminóforos y materiales utilizados en situación real. De modo que sea posible comprobar, por ejemplo, su durabilidad y resistencia al desgaste, a los elementos y al tiempo. El coste de este carril bici es algo mayor que el de los carriles bici convencionales, explican en Next Nature.

El carril bici desarrollado por la compañía TPA no es el primero diseñado para aprovechar la energía solar. El año pasado Ámsterdam estrenó la primera vía ciclista y peatonal construida con paneles solares, con el fin de estudiar su eficiencia energética y viabilidad.

Un carril bici que brilla por la noche sin usar electricidad

Más recientemente en Nuenen, también en los Países Bajos, se inauguró un carril bici diseñado por Daan Roosegaarde e inspirado en la obra “Noche estrellada” de Vincent van Gogh. De forma parecida el carril van Gogh hace uso de pintura luminiscente, si bien en algunos tramos incorpora iluminación led alimentados por paneles solares para garantizar un mínimo de iluminación en cualquier circunstancia.

Sin embargo, el carril de Lidzbark Warmiński, aunque inspirado en el de van Gogh, es completamente autosuficiente y no hace uso de ningún tipo de iluminación artificial, recurriendo únicamente a material fosforescente orgánico.

Foto | TPA Sp. z o.o.

Últimas entradas de Microsiervos: