Innovación

Drones que llegan donde nadie más puede hacerlo

Una de las aplicaciones más evidentes de los drones es la de llegar a sitios de acceso comprometido y desempeñar alguna tarea importante, como por ejemplo transportar recursos sanitarios y ayuda humanitaria. Los vehículos no tripulados pueden acceder a zonas de guerra, zonas desérticas o heladas siempre que sean capaces de lidiar con esas condiciones de calor o frío extremos. Todo tiene un límite, pero en cuestiones médicas o sanitarias, la ayuda de los drones es perfecta para mejorar las condiciones de millones de personas.

En Australia existe un proyecto para llevar suministros tales como sangre y órganos por medio vehículos aéreos no tripulados a áreas de difícil acceso. ‘Angel drone‘, como se denomina, empezará a operar en Nueva Gales del Sur a finales de este año. Se trata de un proyecto colaborativo entre varias empresas del lugar, entre las que destacan empresas del sector asegurador, centros de formación (la Universidad de Sidney, o UAVAir, una empresa que enseña a manejar los vehículos aéreos no tripulados).

El neurocirujano Charles Teo es el embajador del proyecto, del que espera sirva para mejorar la vida de las personas, puesto que “a pesar de que los aviones no tripulados han sido utilizados para industrias como la minería y, lamentablemente, la guerra, ya es hora de que se utilice esa tecnología para mejorar la humanidad y pensar en el bien común“.

Lo único que frena esta iniciativa, al menos temporalmente, es la regulación existente. Una vez superada la barrera actual se podrían transportar órganos y tejidos, y sangre humana para transfusiones en los drones a tal efecto, pero de momento parece un escollo importante por el que merece la pena luchar. El territorio australiano es uno de los menos densamente poblados del planeta, con apenas 2,8 habitantes por km2, y con un porcentaje de desierto importante donde las distancias se multiplican y se encuentran zonas de especialmente difícil acceso.

Casos como el reciente terremoto en Nueva Zelanda (con su correspondiente alerta de tsunami) son los escenarios perfectos para que los drones acudan en ayuda de la población afectada y, en ocasiones, incomunicada. Sin embargo, las aplicaciones más inmediatas en Australia pueden estar en servicios tan aparentemente sencillos como enviar un antídoto para, por ejemplo, mordeduras de serpiente. Mark Puterflam, director comercial en el Grupo Aerolens (grupo impulsor del proyecto ‘Angel Drone’) contaba cómo enviar un antídoto a un hombre que había sufrido una mordedura de serpiente había supuesto un desembolso de 890.000 dólares australianos en concepto de helicóptero, entre otras cosas.

Con los drones habría sido decenas de veces más barato y rápido.

No es la primera aplicación práctica de los drones orientada a la ayuda, a mejorar la vida de las personas. Recientemente se supo de la compañía Zipline, que después de llevar a cabo con éxito entregas de medicinas en Ruanda, lo ha empezado a hacer en los EE.UU.; y en el terreno del rescate y búsqueda de supervivientes en zonas catastróficas, se ha conocido recientemente la colaboración entre dos grandes empresas, DJI y DroneSAR.

[Estos drones] pueden transmitir imágenes y vídeo en vivo, desde una cámara de imagen térmica o estándar hasta un centro de control de incidentes, así como otros equipos de rescate en el terreno. El software puede etiquetar las coordenadas GPS de una víctima y transmitirlas automáticamente por correo electrónico o SMS, lo que permite a las tripulaciones de tierra llegar a las víctimas más rápido. Los patrones de búsqueda completos se graban y registran para facilitar el traspaso a las futuras cuadrillas de rescate.

dronesar-screenshot-2
 

Deja un comentario sobre "Drones que llegan donde nadie más puede hacerlo"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores de "Drones que llegan donde nadie más puede hacerlo", a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Volvo Car España, S.L.U. almacenaremos y procesaremos tus datos personales de acuerdo a nuestro aviso legal y política de privacidad. En Volvo Car España, S.L.U. también compartiremos tus datos personales con nuestra Red de Concesionarios y Talleres Oficiales, quien los procesará y hará seguimiento de tu solicitud. Enviando esta solicitud, aceptas este proceso.

Nuestros clientes y amigos reciben la mejor información, campañas y promociones de Volvo Cars, a través de medios electrónicos. Al seleccionar una o varias de las casillas de abajo, consiento recibir futuras comunicaciones de Volvo Car España y/o nuestra Red de Concesionarios por el canal seleccionado.

Email

Enviado esta solicitud, consientes el procesamiento de tus datos.