Internet de las cosas

El artista que «hackeó» Google Maps con atascos irreales creados por las señales de 99 teléfonos móviles

Un artista de Berlín ha mostrado cómo no hace falta nada más que ingenio y un poco de paciencia para engañar a a una “ciudad inteligente”, en este caso hackeando mediante manipulación sutil los Mapas de Google. Simon Weckert, afincado en Berlín, lo ha hecho usando 99 teléfonos móviles y un carrito rojo con ruedas con el que paseó por las calles para formar atascos virtuales en los Google Maps.

Los sistemas de planificación de rutas como Google Maps, Apple Maps y similares combinan en ocasiones la información propia de los mapas con datos in situ de los teléfonos móviles que hay en la zona para mejorar sus predicciones sobre el estado del tráfico. Cuando nos preguntamos cómo Google o Apple saben que hay un atasco un poco más adelante en la carretera es porque hay gente que está utilizando sus mapas para seguir esa misma ruta. Google recibe esos datos y ajusta los cálculos en consecuencia.

Los sistemas tan solo tienen que darse cuenta de que la posición de esos teléfonos se mueve muy lentamente para “entender” que están en un atasco. Gracias a eso pueden afinar el estado de la circulación para esa calle y sugerir rutas alternativas. Esto en ocasiones ya ha dado lugar a problemas; no son pocos los barrios poco transitados que reciben el paso de muchos vehículos de forma repentina simplemente porque a los mapas de Google o Apple les parece una “buena opción alternativa”.

Lo que hizo Weckert fue el equivalente de poner en circulación 99 coches, pero con móviles, cada uno con su Google Maps activado. La similitud con los 99 Luftballons (globos rojos) de la popular canción de Nena de 1983 no es sin duda casual. Aquel single denunciaba la tensión de la Guerra Fría cuando se confundían 99 globos rojos soltados al aire con misiles termonucleares, con un final apocalíptico. En este caso los 99 smartphones rodando por la ciudad inteligente confunden a Google, que marca virtualmente en rojo las calles supuestamente atascadas, desviando el tráfico a calles adyacentes con sus sugerencias. Bonita metáfora.

El hecho de que Google Maps se utilice como base para aplicaciones como Airbnb, Deliveroo, Foodora o Nike hace que el potencial problema sea aun mayor, pues todos los que dependen de esos mapas caen en la misma “trampa”. El artista metido a hacker ha querido dejar ver cómo la alteración de uno de estos sistemas puede afectar a muchos más, desde los sistemas de alquiler de bicicletas a Uber.

Dicho esto, la performance tiene también un punto teatral: no se explica qué día o a qué hora se realizó, ni cómo afectó eso realmente al tráfico de la zona. No se ven muchos coches, pero bien podía ser un día a una hora temprana. Tampoco está muy claro cómo consiguió las 99 líneas para los 99 smartphones, aunque eso es un problema menor. Lo importante es el concepto.

Lo que queda en el aire son preguntas medio artísticas, medio tecnológicas: ¿Hasta qué punto dependemos de sistemas como los mapas de Google? ¿Haría falta una regulación y control mayor sobre esos mapas? ¿Hasta dónde pueden cambiar nuestro comportamiento, opiniones o la forma en que vivimos? Según parece, son más vulnerables a ataques de baja tecnología de lo que creemos y además nos fiamos de ellos en demasía.

Últimas entradas de Microsiervos:

Volvo XC40 Eléctrico Puro

Nuestro primer SUV eléctrico puro, hecho para ti y el mundo que nos rodea. Sé el primero en conseguir más información.

¡Descúbrelo!
 

Deja un comentario sobre "El artista que «hackeó» Google Maps con atascos irreales creados por las señales de 99 teléfonos móviles"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores de "El artista que «hackeó» Google Maps con atascos irreales creados por las señales de 99 teléfonos móviles", a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Volvo Car España, S.L.U. almacenaremos y procesaremos tus datos personales de acuerdo a nuestro aviso legal y política de privacidad. En Volvo Car España, S.L.U. también compartiremos tus datos personales con nuestra Red de Concesionarios y Talleres Oficiales, quien los procesará y hará seguimiento de tu solicitud. Enviando esta solicitud, aceptas este proceso.

Nuestros clientes y amigos reciben la mejor información, campañas y promociones de Volvo Cars, a través de medios electrónicos. Al seleccionar una o varias de las casillas de abajo, consiento recibir futuras comunicaciones de Volvo Car España y/o nuestra Red de Concesionarios por el canal seleccionado.

Email

Enviado esta solicitud, consientes el procesamiento de tus datos.