El AEB es un sistema de seguridad activa que se encarga de detener el coche total o parcialmente si se da una situación de peligro. AEB son las siglas de Autonomous Emergency Braking, es decir, Frenada de Emergencia Autónoma, y es un sistema de seguridad que lleva años de desarrollo y perfeccionamiento hasta llegar a la versión actual. En la actualidad, los nuevos Volvo S90 y Volvo V90 han conseguido 6 puntos en las pruebas Euro NCAP con el sistema AEB pedestrian, especial para evitar atropellos a peatones.

El sistema de frenada de emergencia autónoma monitoriza las condiciones de tráfico en el entorno de nuestro vehículo y detiene el coche en el caso de que el conductor no sea capaz de reaccionar a tiempo y actuar ante una situación de emergencia. En los modelos de Volvo, el sistema AEB se denomina City Safety, que nos permite detectar obstáculos en ciudad, avisándonos de la presencia de peatones o ciclistas, y puede llegar a frenar por nosotros.

Volvo V60 utilizando el sistema AEB

En un principio, este sistema trabajaba en el rango de las velocidades bajas, urbanas, y estaba pensado para prevenir o reducir la gravedad de pequeñas colisiones en la ciudad (la mayor parte son por alcance). En las versiones más recientes se puede encontrar sistemas que operan a velocidades más elevadas, como las propias de las carreteras convencionales e incluso las autovías. En esos casos, el objetivo principal es el de minimizar los posibles daños y lesiones, y el sistema trata de reducir al máximo la velocidad a la que circulamos antes de la colisión.

Los mejores sistemas (los que obtienen más puntos en las pruebas Euro NCAP) pueden detectar a ciclistas y peatones, además de al resto de vehículos de nuestro entorno. Todos los sistemas AEB utilizan sensores para detectar obstáculos y evaluar si una colisión es probable. En caso de que sí lo sea, se emitirá un aviso de algún tipo (normalmente es una alarma sonora o un indicador visual) para el conductor. El mensaje subyacente sería algo como “es probable que ocurra una colisión y necesitamos frenar a toda potencia“. En caso de que el conductor no reaccione será el sistema quien entrará en acción y tratará de detener el coche.

En gran medida, el AEB utiliza la tecnología del control de crucero adaptativo (ACC) para mejorar la seguridad. No son sistemas recientes, si no que llevan años entre nosotros, mejorando y evolucionando. El caso de Volvo Cars es el de ser uno de los pioneros en instalar este sistema, coincidiendo con el lanzamiento del Volvo XC60 SUV. El sistema se llamó City Safety y corría el año 2008. Con ese nombre queda bien claro que la intención inicial era la de mejorar la seguridad activa en condiciones de conducción urbana, a bajas velocidades.

Los sistemas AEB pueden utilizar cualquier tecnología de detección existente, y la que se utilice en particular dependerá de la solución adoptada por el fabricante. Dependiendo de que sea LiDAR, radar, cámaras de vídeo o una fusión de las tres, así será el rango de aplicación de este sistema de seguridad. A mayor precisión y velocidad de procesamiento de las lecturas del entorno, mayor velocidad a la que se puede utilizar este sistema para la prevención de accidentes.

Volvo V90

El V90 es potente y seguro, pero también relajante. Es un coche que conducirás con orgullo.

Conócelo