Tags:

Si hablamos el otro día de Apple CarPlay como un sinónimo de integración completa del iPhone en nuestro coche, hoy le toca el turno a Android Auto. Este sistema se basa en los mismos principios de Apple CarPlay, pero en los sistemas Android, que como sabéis cubren una cuota de mercado mucho más amplia y diversa que los smartphones de la manzana. Aproximadamente un 80% de los smartphones del mercado tienen sistema operativo de Google, y a pesar de que los terminales son muy diferentes entre sí, para utilizar Android Auto solo necesitamos un requisito: disponer de la versión de sistema operativo correcta.

Google pretende llevar al coche tu experiencia Android. Es decir, que lo que veas en la pantalla de tu vehículo sea muy similar a lo que tienes en el bolsillo, que te sea familiar y sepas utilizarlo sin necesitar apenas curva de aprendizaje. La interfaz cambia, lógicamente, al tratarse de otro soporte diferente con otros requisitos, pero las sensaciones de manejo son iguales. Para abordar el tema de la navegación y utilización segura del sistema mientras conducimos, Google usa la tecnología de voz de Google Now.

Las aplicaciones son la gran baza de Android Auto

Algunas apps Android Auto

Mencionamos antes los requisitos para utilizar Android Auto en tu coche. En primer lugar, debes saber que este sistema está diseñado para funcionar con teléfonos Android que utilicen la versión 5.0 (Lollipop); en segundo lugar, debes tener un coche compatible y un sistema estéreo. Es todo. A partir de esos requisitos ya podrás utilizar Android Auto y beneficiarte de sus servicios, entre otros:

  • Navegación mediante Google Maps, con el que podrás utilizar la navegación guiada por voz, obtener información sobre el tráfico en tiempo real, tener indicaciones del carril más adecuado…
  • Gestión de comunicaciones (llamadas; mensajes de texto u otro tipo de mensajes, como los instantáneos).
  • Escuchar música, con Google Play (es gratis durante 90 días), y controlar las canciones mediante la voz.
  • Elegir, instalar y disfrutar las aplicaciones disponibles, des delas más conocidas o usuales (Spotify, Whatsapp o Skype) hasta las más curiosas y útiles que puedes encontrar en su tienda.

Las aplicaciones son la gran baza de Android Auto porque el ecosistema existente en el sistema operativo de Google, y la apertura para aceptar aplicaciones de terceros, desarrolladores que deseen crear sus propias apps, es total.

En realidad vemos que no hay nada muy diferenciador con respecto a la alternativa Apple CarPlay, sino más bien estamos ante otro tipo de sistema operativo para el coche (creo que ya lo podemos empezar a llamar así dada la integración tan eficiente a través de una interfaz como es el smartphone), y al igual que uno elige un smartphone u otro, puede disponer de un sistema de conexión para el coche, u otro.

Como curiosidad, Google dispone de unas guías y especificaciones mínimas que las aplicaciones para Android Auto han de cumplir, de forma que cualquier desarrollador Android pueda crear su propia app. Eso sí, manteniendo por bandera la guerra contra las distracciones al volante, los requisitos son fuertes, y por poner un ejemplo, los videojuegos no tienen cabida, y tampoco aplicaciones como reproductores de vídeo.