Innovación

¿Sabes cómo era el primer ordenador que albergó a Google?

Hoy vamos a viajar en el tiempo, al pasado, que es reciente desde el punto de vista de los humanos, pero remoto desde el punto de vista de la tecnología y de Google. Nos vamos a 1996, agosto, y nos acercamos a Standford. Allí dos estudiantes se afanan por entender las entrañas de la Web haciendo una suerte de ingeniería inversa sobre la creación de Tim Berners-Lee. Larry Page y Sergei Brin trabajan juntos en un modelo de la web basado en grafos que les permita “leer” la estructura de las diferentes páginas y documentos existentes tratándolos como nodos interconectados entre sí.

Partiendo de esto, se preocuparon en cómo identificar los documentos o páginas de mayor relevancia en la Web y para eso tomaron la forma de proceder de las publicaciones académicas. En ese tipo de publicación, o ‘paper’, es tanto más relevante cuantas más citas a otros ‘paper’ relevantes haga, y también en la medida de las citas desde otros nuevos ‘paper’ que reciba. Además de ello, estaba la importancia percibida por cada cita, y esto es lo más emocionante: para un humano es fácil saberlo, pero… ¿para un algoritmo?

La magia matemática, más el ingenio humano: nace Google

Google fue al principio un motor de exploración (crawling) más una aplicación que permitía hacer búsquedas simples. Al filtrar los resultados de las búsquedas a través del PageRank, los resultados aparecían por orden de relevancia. Estos resultados eran notablemente mejores que los resultados obtenidos por los gigantes del momento, como Altavista o Excite. Esto os sonará a chino a muchos de vosotros, pero lo que consiguieron estos dos estudiantes para su proyecto fue impresionante.

No solo revolucionaron la forma en que hoy nos comunicamos, y también trabajamos, sino que consiguieron unos resultados espectaculares en la organización de las búsquedas por relevancia, y lograron que esa relevancia calculada fuese muy aproximada a la percepción humana de la relevancia. Y con cada actualización consiguen acercarse más y más a nuestra percepción de relevancia. Es una genialidad y por eso Google representa lo que representa. Pero todo tiene un comienzo, y este es el ordenador que albergó a Google por primera vez.

El ordenador que almacenó por 1ª vez la base de datos de Google

Google15R

Ese ingenio que veis sobre estas líneas fue el primer almacenamiento de Google, una especie de ordenador hecho por piezas que iban encontrando en los laboratorios de Stanford y que recubrieron con una carcasa que hoy nos hace gracia (y entonces seguro que también) porque está hecha con bloques y figuras de LEGO.

Dada la cantidad de información a almacenar, este ordenador disponía de 10 discos duros con la mayor capacidad, entonces, del mercado: 4 GB. Un total de 40 GB almacenarían los aproximadamente 10 millones de documentos existentes en la Web. Ese primer almacenamiento se utilizó para probar el algoritmo que hizo posible lo que hoy es Google, y desde luego es historia verdadera. Se exhibe hoy en día en el Huang Engineering Center Special Exhibits, un museo de la tecnología que no nos deberíamos perder.

Más información | InfoLab Standford

 

Comentarios

Fabián Bueno

Muchas gracias por el artículo Esteban, y por enlazar la información a las páginas oficiales y originales. Es un momento del pasado que he vivido y que conozco de primera mano, y ver después de muchos años que las cosas mas simples, con pocos recursos y con muchísimo ingenio y tenacidad, son al final las que cambian el mundo.

Deja un comentario sobre "¿Sabes cómo era el primer ordenador que albergó a Google?"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores de "¿Sabes cómo era el primer ordenador que albergó a Google?", a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Volvo Car España, S.L.U. almacenaremos y procesaremos tus datos personales de acuerdo a nuestro aviso legal y política de privacidad. En Volvo Car España, S.L.U. también compartiremos tus datos personales con nuestra Red de Concesionarios y Talleres Oficiales, quien los procesará y hará seguimiento de tu solicitud. Enviando esta solicitud, aceptas este proceso.

Nuestros clientes y amigos reciben la mejor información, campañas y promociones de Volvo Cars, a través de medios electrónicos. Al seleccionar una o varias de las casillas de abajo, consiento recibir futuras comunicaciones de Volvo Car España y/o nuestra Red de Concesionarios por el canal seleccionado.

Email

Enviado esta solicitud, consientes el procesamiento de tus datos.