Motor

¿Como afecta la suspensión a mis ruedas?

La suspensión del coche es un sistema complejo que conecta las ruedas con el chasis del vehículo, permitiendo así el movimiento relativo entre ambos. Se trata de uno de los principales elementos de seguridad activa en cualquier vehículo a motor, y su misión es la de absorber las irregularidades del terreno, mantener el contacto entre el vehículo y el suelo, y facilitar la comodidad de los ocupantes.

El buen estado de la suspensión del coche es fundamental para garantizar la estabilidad del vehículo y la seguridad. Una suspensión en mal estado puede tener efectos negativos muy acusados, como problemas en la frenada, desgaste anómalo de los neumáticos o, sin ir más lejos, provocar una salida de la pista inesperada que termine en colisión.

A la vez, uno de los defectos graves por los que podemos obtener una ITV desfavorable o negativa se encuentra en la suspensión (un 20% de los casos).

La importancia de tener bien la suspensión del coche

Los componentes básicos de la suspensión son el muelle y el amortiguador. No vamos a entrar en los diferentes tipos de suspensión que existen, porque el funcionamiento final es muy parecido: cuando la rueda se encuentra con una irregularidad en el terreno, el muelle reacciona comprimiéndose, con lo cual absorbe la irregularidad.

Cuando no puede comprimirse más, la naturaleza del muelle lo lleva a expandirse, algo necesario para que el vehículo siga manteniendo el contacto con el terreno (es decir, que las ruedas sigan fijas sobre el pavimento). Un muelle, por sí mismo, seguiría comprimiéndose y expandiéndose hasta disipar toda la energía absorbida del impacto contra la irregularidad.

En ese punto, entra el amortiguador. Como su nombre indica, esta pieza tiene como misión amortiguar el ciclo natural del muelle, acortando el tiempo que tarda en disipar la energía. Sin amortiguadores, el efecto sería similar a un balanceo del coche que no solo resultaría incómodo, sino peligroso.

En el interior del amortiguador hay, por lo menos, dos cámaras rellenas con un fluido que es, o bien aceite, o gas, comunicadas por orificios. El movimiento del muelle provoca el trasvase del fluido de una cámara a la otra. La viscosidad del fluido o la presión del gas hace que ese trasvase sea lento en comparación con lo que sería el movimiento natural del muelle, así que el resultado es que se ralentiza el rebote del muelle, hasta que desaparece.

¿Cómo se desgasta la suspensión?

Lo más normal es que los amortiguadores envejezcan progresivamente y pierdan efectividad. El muelle suele aguantar mucho más, y es muy raro que este se rompa o pierda sus propiedades elásticas.

Cuando más desgastados están los amortiguadores, más rápido se intercambian los fluidos y más tarda el sistema en absorber el rebote del muelle. Por tanto, comienza a sentirse cierta inestabilidad en el rebote del vehículo cuando pasamos por un bache, por ejemplo. Pero la transición de nuevos a desgastados es tan progresiva que el conductor medio no va a notar la pérdida de las prestaciones.

Por tanto, los amortiguadores y su estado son clave. Con ellos desgastados, el coche no se adaptará bien al asfalto y, en determinadas situaciones, los neumáticos podrían llegar a perder el contacto con el asfalto, provocando un desgaste prematuro o desigual del neumático y, en general, un menor agarre.

Existen tres parámetros que podemos observar con respecto a la configuración de la amortiguación: la convergencia o divergencia; la caída y el avance. Todos se pueden ajustar en el taller, de hecho, con el paso del tiempo es posible que uno o varios se desajusten.

  • La convergencia o divergencia indican si, vistas desde arriba, las ruedas apuntan hacia dentro o hacia fuera, respectivamente. Modificar la convergencia puede llevar a desgastes irregulares en la banda de rodadura.
  • La caída, o ángulo de caída, indica la vertical de las ruedas del coche con respecto al plano del suelo. La caída puede ser positiva (cuando la parte superior de la rueda está más separada del eje vertical que la parte inferior) o negativa (a la inversa, cuando la parte inferior de la rueda está más separada del eje vertical que la parte superior). El signo positivo o negativo de la caída depende del esquema de la suspensión. Si se desajusta la caída, el coche pierde estabilidad y se desgasta mal el neumático.
  • El avance es el ángulo formado por el eje del pivote sobre el que gira la rueda para orientarse con el eje vertical que pasa por el centro de la rueda, cuando vemos el vehículo desde un lado, pero en el sentido de la marcha. Sirve para crear la estabilidad direccional del vehículo.

¿Cómo puedo saber si mi suspensión está en mal estado?

Como ya hemos visto, una suspensión en mal estado supone un riesgo para la seguridad de todos. La inestabilidad del coche, la falta de respuesta en situaciones límite o de emergencia (como una maniobra de esquiva) o el desgaste anómalo de los neumáticos son las razones principales. ¿Cómo saber si la suspensión está fallando, o está próxima a ello? Hay cinco síntomas básicos que nos deben poner en alerta:

  1. El coche rebota demasiado al pasar por una irregularidad.
  2. El coche no está completamente nivelado cuando está descargado y en llano.
  3. El coche tiene reacciones extrañas en curvas cerradas o cuando la suspensión debe hacer un gran esfuerzo.
  4. Los neumáticos presentan un desgaste anormal, irregular.
  5. Si escuchamos sonidos extraños cuando la suspensión trabaja, en cualquier circunstancia pero sobre todo en baches, resaltos, bandas sonoras…

En cualquiera de estos cinco casos, debemos ponernos en manos de un profesional en un taller oficial. Las revisiones de amortiguadores son sencillas y su sustitución es asequible, teniendo en cuenta el elevado precio que podríamos pagar si la suspensión falla en un momento comprometido.

SUV Volvo Recharge

Volvo Recharge, nuestra línea de SUV híbridos enchufables y eléctricos puros. Diseñados para ofrecer una mejor manera de moverse por el mundo.

¡Pruébalos!
 

Deja un comentario sobre "¿Como afecta la suspensión a mis ruedas?"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores de "¿Como afecta la suspensión a mis ruedas?", a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Volvo Car España, S.L.U. almacenaremos y procesaremos tus datos personales de acuerdo a nuestro aviso legal y política de privacidad. En Volvo Car España, S.L.U. también compartiremos tus datos personales con nuestra Red de Concesionarios y Talleres Oficiales, quien los procesará y hará seguimiento de tu solicitud. Enviando esta solicitud, aceptas este proceso.

Nuestros clientes y amigos reciben la mejor información, campañas y promociones de Volvo Cars, a través de medios electrónicos. Al seleccionar una o varias de las casillas de abajo, consiento recibir futuras comunicaciones de Volvo Car España y/o nuestra Red de Concesionarios por el canal seleccionado.

Email

Enviado esta solicitud, consientes el procesamiento de tus datos.