Aunque existen numerosos sistemas de iluminación led para bicicletas, este de Arara cuenta con la ventaja de que no necesita baterías. Funciona un poco como los faros y pilotos de bicicleta de la vieja escuela, pero actualizados con tecnología led moderna. Además cuenta con la ventaja de que, al utilizar imanes y no una dinamo, su funcionamiento no supone una resistencia apreciable al pedaleo y, aunque no usa baterías, las luces no se apagan inmediatamente cuando se deja de pedalear.

Las luces de Arara consisten en un condensador y un led que se instalan en la llanta, y que giran solidariamente con ésta. Al girar la rueda el conjunto pasa repetidamente por un sistema de imanes de neodimio montados en la horquilla, de la misma forma que se suelen montar los frenos de zapata en las bicicleta (no los de disco). Mientras la rueda está girando el condensador se carga con la electricidad producida por inducción magnética, por la conversión del campo magnético en electricidad. Cuando la bicicleta se detiene –en un semáforo, por ejemplo— la carga eléctrica almacenada en el condensador mantiene el led encendido durante algunos minutos. Esto evita la presencia de una batería, más costosa y delicada.

arara luces para bicicleta

Tal y como explican en la web de Arara el sistema de iluminación “diseñado en Siberia” es resistente a los golpes, al polvo y al agua y puede funciona a temperaturas de hasta -25°C. Además es ligero, con un peso de unos 25 gramos. Está disponibles en colores blanco, rojo, naranja, amarillo, verde y azul.

A la hora de circular en bicicleta es esencial ser visible para el resto de los conductores, y también para los peatones. Las luces de Arara no sirven como faros, pero si son visibles en cualquier dirección ya que son lo suficientemente potentes para iluminar parcialmente el suelo alrededor de la bicicleta. Y además de ser útiles —que es de lo que se trata— también crean un efecto luminoso bastante chulo y original.

Últimas entradas de Microsiervos:

Volvo XC60

El diseño audaz se funde con un hermoso interior, la tecnología es natural y su conducción todo un placer.

¡Pruébalo!