Motor

La recarga del coche eléctrico es el reto más grande al que se enfrenta la industria

Los nuevos coches eléctricos de Volvo Cars llegarán al mercado en pocos meses, aumentando el parque automovilístico eléctrico. Cada vez habrá más de estos vehículos, y menos motores de combustión, por lo que el principal reto de la industria es el de asegurar que existan infraestructuras de recarga suficientes, y que ese proceso de carga sea lo suficientemente rápido. Este último punto es, sin duda, el más crítico desde el punto de vista del usuario de un coche eléctrico, y para lograr una solución adecuada existen varias opciones.

Encontrar puntos de recarga del coche eléctrico con Google Maps

Con respecto a la primera cuestión, la de localizar cómodamente los puntos de recarga, Google Maps se suma a las opciones existentes al incorporar a su buscador información sobre la infraestructura existente. Hasta hace bien poco, la red de recarga eléctrica en España estaba en manos de las compañías eléctricas, que instalaban sus gestores de carga según sus criterios. El problema es que esto acabó siendo un impedimento para un despliegue adecuado de la red, suponiendo un freno a las ventas de estos vehículos.

Ahora, con la eliminación de la figura del gestor de carga por parte del gobierno, se ha liberalizado este mercado y se abre la puerta a que cualquier empresa o particular instale puntos de recarga para vehículos eléctricos, siempre siguiendo todos los estándares y normativas con respecto a la seguridad de las instalaciones, por supuesto.

Con el mercado liberalizado, la información sobre puntos de recarga estará disponible para todo el mundo a través de medios electrónicos, de ahí que aparezcan nuevos actores como Google para proporcionar el servicio de información sobre los puntos de recarga. Es una buena noticia para los ciudadanos, que disponen de más opciones para encontrar estos servicios, pero no soluciona el problema del tiempo de recarga.

¿Recarga rápida, o sustitución de la batería?

La forma más rápida de recargar un vehículo eléctrico es cambiar la batería por una con carga completa. Esto, que se ponía en práctica hace unos años para los teléfonos móviles (hoy existen otras opciones, y las baterías tienen una mayor capacidad), no es tan sencillo en el caso de los vehículos eléctricos, aunque existen iniciativas y proyectos que trabajan para lograr un sistema efectivo y práctico.

Cambiar baterías es ideal desde el punto de vista del tiempo invertido, y de la nula necesidad de contar con sistemas de refrigeración mientras dura el proceso. Cuando se practica la recarga rápida, la batería se calienta y, a largo plazo, se deteriora por el calor excesivo. Por otro lado, cambiar las baterías requiere trabajo de precisión e involucrar robots en el proceso, algo costoso y poco práctico, de momento.

En cuanto a la recarga rápida, ofrece grandes ventajas frente a un sistema de carga tradicional (permite recargas del 80% de la batería en tiempos típicos de alrededor de 30 minutos) y, además, es una infraestructura ya probada y que puede tener una gran expansión gracias a la liberalización del mercado que comentamos anteriormente.

Recientemente, Volvo Cars ha invertido en la empresa estadounidense de recarga de vehículos eléctricos FreeWire Technologies a través de su fondo de inversión, Volvo Cars Tech Fund. Esta compañía es pionera en tecnología de carga rápida flexible para vehículos eléctricos, y además sus estaciones de carga utilizan energía de bajo voltaje, lo que permite a los operadores simplificar enormemente sus procesos de instalación.

La recarga rápida tiene algunas desventajas, sobre todo desde el lado de las compañías eléctricas, que deben estar preparadas para afrontar picos de demanda de gran importancia, y de manera no planificada. Además, para el usuario tiene ciertas implicaciones en el coste de las recargas, puesto que los picos de demanda implican una variación del precio de la electricidad en intervalos de tiempo reducidos.

Volvo V60

Elegante, deportivo, versátil: bienvenido a una nueva generación de vehículos.

¡Pruébalo!
 

Deja un comentario sobre "La recarga del coche eléctrico es el reto más grande al que se enfrenta la industria"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores de "La recarga del coche eléctrico es el reto más grande al que se enfrenta la industria", a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Volvo Car España, S.L.U. almacenaremos y procesaremos tus datos personales de acuerdo a nuestro aviso legal y política de privacidad. En Volvo Car España, S.L.U. también compartiremos tus datos personales con nuestra Red de Concesionarios y Talleres Oficiales, quien los procesará y hará seguimiento de tu solicitud. Enviando esta solicitud, aceptas este proceso.

Nuestros clientes y amigos reciben la mejor información, campañas y promociones de Volvo Cars, a través de medios electrónicos. Al seleccionar una o varias de las casillas de abajo, consiento recibir futuras comunicaciones de Volvo Car España y/o nuestra Red de Concesionarios por el canal seleccionado.

Email

Enviado esta solicitud, consientes el procesamiento de tus datos.