Tags:

En menos de 15 años, la inteligencia artificial estará muy presente en nuestras vidas. Ya lo está aunque no nos demos demasiada cuenta de ello y nos ayuda a realizar muchas tareas monótonas de manera transparente para nosotros, pero le queda todavía mucho recorrido. Y sus posibilidades son inmensas, de hecho es muy probable que pronto empecemos a quedarnos sin ciertos trabajos (pero no todos, este largo artículo habla de qué trabajos y con qué probabilidad). Pero aparte de tener claro que la I.A. va a transformar (o revolucionar) el tema del empleo a nivel global, existen otras áreas en las que tendremos muchos avances y reformas.

Un grupo de pensadores, tanto académicos como del mundo de la industria, han estudiado las áreas clave en las que la Inteligencia Artificial tendrá un papel fundamental en 2030. La fecha parece arbitraria, y probablemente lo es, puesto que el estudio arranca la reflexión partiendo de la base actual, de lo avanzada o no que están los “cerebros” artificiales. Teniendo en cuenta el ritmo de desarrollo de las tecnologías actuales, hablar de 2030 es ciertamente hablar del futuro tal y como normalmente nos lo imaginamos: lejano y con maravillas por doquier.

Uno de los miembros del panel de participantes, Peter Stone, lo tiene muy claro:

Creemos que las aplicaciones de inteligencia artificial especializadas serán cada vez más comunes y más útiles en 2030, mejorando nuestra economía y nuestra calidad de vida.

Las contrapartidas también están claras. Por ejemplo, las dificultades que pueden surgir en los sectores en los que la Inteligencia Artificial reemplace a operarios o trabajadores de cualquier tipo. Sin embargo, con cada revolución aparecen nuevas oportunidades, trabajos que ahora no se conocen o que no existen porque no hay necesidad de que lo hagan. Esto solo nos lo puede decir el futuro, y pensando en el futuro, estas son algunas de las áreas principales en las que puede haber grandes transformaciones gracias a la inteligencia artificial.

Transporte

Camion autónomo Volvo - Otto carretera

Como podemos intuir, el mundo del transporte sea cual sea el medio va a sufrir una revolución total, que además afectará per se a la vida urbana y a la vida de las personas. Los camiones autónomos cambiarán por completo el transporte de mercancías; los coches autónomos nos permitirán ir al trabajo más cómodamente o realizando tareas pendientes (¿dónde quedará la frontera entre “ir a trabajar” y “trabajar desde el coche”?), e incluso el ocio se transformará para adaptarse a ese tipo de transporte sin control humano.

En el hogar

robot domestico

Las tareas domésticas no serán lo mismo (serán mejores) porque las generaciones futuras de roombas serán más eficientes, y serán cada vez mayores para proporcionarnos esa calidad de vida tan deseada, y la liberación completa de las tareas pesadas en casa. Y por qué no, los robots de cocina harán honor a su connotación más de ciencia ficción y nos prepararán deliciosas comidas. Las funciones de estos robots domésticos también pueden incluir la seguridad del hogar, y contar con diversos sensores que detecten fugas o problemas (como la domótica actual, por decirlo así, pero con libertad de movimientos).

En la sanidad

Un sector delicado es el de la medicina y la salud, pero si la Inteligencia Artificial se desarrolla en la dirección adecuada y consigue ganarse la confianza de, bueno, los humanos, los adelantos pueden ser espectaculares. Desde aparatos de medición y monitorización de las constantes vitales, robots cirujano mucho más avanzados o incluso ingenios pensados para empatizar con los pacientes o con sus familiares (un ejemplo en otro contexto lo tenemos con el robot Pepper) serán algo habitual en ese futuro.

Educación

De la misma manera que en el terreno de la sanidad y la salud, la educación nos parece algo reservado a los humanos sin excepción, pero esto puede cambiar si se enfoca correctamente. Al fin y al cabo, a menos que haya un cambio real en el sistema educativo, gran parte de él se basa en seguir pautas, algo que a una máquina actual se le da genial. Tutoriales interactivos mucho más avanzados y eficaces son algo no solo posible, sino viable e incluso factible a corto plazo. Las tecnologías de procesamiento del lenguaje siguen avanzando a pasos agigantados, por lo que este punto es el más realista, incluso bastante antes de 2030.

Entretenimiento

Seguramente el sector más natural o en el que más cómodos nos podamos sentir es el del entretenimiento. No solo nos referimos a videojuegos, seguramente todos diseñados para sistemas con realidad virtual, sino el entretenimiento masivo como el seguimiento de deportes con una comunicación bidireccional, el cine, la propia televisión y sus programaciones… El mundo del entretenimiento personalizado, masivo y global va a vivir una auténtica revolución, pero seguramente lo vemos mucho más natural.

Prevención de catástrofes, seguridad pública

Drones y aplicaciones

Los desarrollos y aplicaciones posibles con Inteligencia Artificial pueden hacer posible el manejo de modelos predictivos muy avanzados y precisos y salvar miles de vidas en las zonas más subdesarrolladas. Además, todo lo que tiene que ver con la seguridad ciudadana y la salud pública puede conseguir mucho más empuje gracias a las camáras, drones, software y aplicaciones específicas que nos protejan a la vez que no nos limitan en nuestras libertades. Aunque para esto siempre nos queda la suspicacia propia de los humanos.

¿Llegaremos a ver todos estos cambios, tan pronto? ¿Perderemos los trabajos en favor de la Inteligencia Artificial? ¿Heredarán la tierra los robots? De momento, nos quedamos con que el futuro cercano pinta muy interesante y desafiante, con un sinfín de posibilidades de mejorar de manera efectiva nuestra calidad de vida.

Vía | Phys.org

Volvo XC90

Cada detalle ha sido concebido para hacer de la conducción una experiencia más sencilla, más agradable, y menos estresante.

Descúbrelo